Historias de Lactancia: la historia de Virginia

historias_lactancia

Hoy quiero seguir publicando las historias de lactancia que mis fantásticas lectoras me siguen mandando. Si quieres que publique tu historia de lactancia en el blog sólo tienes que mandármela a maternidadcontinuum@gmail.com.

Os dejo con la historia de Virginia, @Lazvy en twitter y autora del blog Mamá y su Coquito que quiere ayudar con su historia a otras madres que lo necesiten, una historia precios en la que Virginia consiguió a base de constancia y confianza, eliminar los dichosos “biberones de apoyo” de su hija ¡mil gracias por tu generosidad!:

Mi lactancia

Después de poner fechas, límites y dejar de escuchar “consejos”comencé a disfrutar mi lactancia.

Por cómo comienzo, podéis deducir que la historia de mi lactancia ha sido un poco complicada. Quiero contarla, sobre todo, por si sirve de ayuda a alguien y, si alguna se siente identificada, que no se sienta sola y vea que de todo se sale.

Aunque la lactancia propiamente dicha comienza con el nacimiento del bebé y su amamantamiento, debo señalar que la preparación mental previa y las ganas tienen mucho que ver para que se establezca.

En mi caso particular, antes de dar a luz ya no paraba de oir frases del tipo “darás el pecho sólo si tienes leche” “puedes darle el pecho para complementar” …. y cosas de ese estilo que ya dan por hecho que será un fracaso. Así mal empezábamos…

Antes de ir a las clases de educación maternal me preocupaba mucho eso. Me preguntaba: ¿me saldrá leche? ¿cómo será?. Mi idea era darle al menos 3 meses el pecho a mi bebé (algo que ahora me parece totalmente insuficiente, aunque todo depende de la situación de cada uno) y luego ya vería cómo hacía. Tras las clases y más información que iba recogiendo me di cuenta de que la gran mayoria de mujeres tenemos leche y que se adapta a las demandas del bebé. Además lo ideal son 6 meses de manera exclusiva y alargar durante un año o dos esa lactancia es muy beneficioso para el bebé.

Mi madre no me dio el pecho y mi abuela tampoco se lo dió a sus hijas así que de poca ayuda en este ámbito me podían servir. Quizá su frustración la volcaron en mí y casi intentan boicotearla a base de biberones y comentarios que sobraban totalmente.

Al nacer Coquito, la matrona y enfermeras me instaron a que la pusiera al pecho para ver si se agarraba y así lo hizo sin ningún problema. Me pareció un momento muy especial porque había oído de gente que le costaba mucho. Parecía que Coquito estaba muy agustito ahí agarrada y no me importaba tenerla el tiempo que quisiera aunque yo sintiera molestias.

El problema vino porque al segundo día seguía perdiendo bastante peso y el pediatra apareció ya con unos biberones de fórmula para que le diera 3 al día. Ese panoraba era desolador, y yo lo seguía intentando pero me dolían mucho los pezones. Cuando vino una matrona para ver qué tal estaba tras el parto le comenté mis molestias y me dijo que la niña tenía un frenillo prolongado en la lengua y que por eso le costaría mamar. ¡¡Bendita aparición!! y ¿Por qué mi pediatra no lo vió? (si lo vio pero le daba igual porque a la niña para otras cosas podría no afectarle hasta que no creciera un poco) Así la matrona me recomendó que visitara al cirujano infantil para que lo viera y nos aconsejara.

En efecto, Coquito tenía un frenillo “de libro”, como nos diría el especialista. Tuvimos que esperar 15 días a que la interviniera.

Durante ese tiempo, el primer mes de vida perdimos mucho avance en la lactancia porque tenía heridas y el dolor era insoportable. Intentaba sacarme la leche para dársela en biberón y poder seguir así con las tomas.

Una vez arreglado el problema intenté, más mentalizada, luchar por establecer la lactancia materna exclusiva reduciendo los 3 biberones a 2, de 2 a uno y de ahí a ninguno en los dos meses siguientes. Ese fue mi logro y lucha personal que sólo pudo apreciar mi pareja y mi hija. El resto casi pensaba que estaba loca, que la niña iba a pasar hambre y que era mejor que engordara a base de biberón.

Fue un periodo muy duro porque me exigía mucho tiempo (cada dos horas o menos darle el pecho durante casi 1 hora) y el hecho de haber vuelto a trabajar unas horas a la semana de nacer la bebé no ayudaba nada a mi situación. Además de el tiempo me robaba mucha energía y anímicamente, al no recibir mucho apoyo, estaba destrozada. Entre las clases intentaba dejar tiempo para utilizar el sacaleches o poner la niña al pecho y yo misma me sorprendí de los avances. Sólo compensaba la felicidad de Coquito y el pensar que estaba haciendo lo mejor para ella.

Así llegamos a sus 11 meses y sigue con su teta. Es su lugar preferido y, aunque ya andamos con alimentación complementaria, ella toma teta antes de las comidas y para relajarse junto a mami cuando quiere. Creo que antes de decir “Ma-má”concientemente dirá “te-ta”. Los bebés son muy listos y Coquito sabe de sobra dónde está su teta y la busca cuando quiere. Es mejor dejarse de complejos y transtornos y hacer caso a nuestro instinto.

Creo que es de suma importancia y utilidad consultar con los grupos de apoyo a la lactancia y con las matronas que son los que realmente nos pueden asesorar y ayudar.

¡Muchas gracias Virginia por esta enorme historia de superación! Seguro que ayudarás a muchas madres a confiar en su capacidad de amamantar.

Si quieres leer los relatos de más de 50 madres lactantes entra aquí y lee el libro de mi amiga Mónica Salazar y si quieres contribuir con tu propia historia, escribe a maternidadcontinuum@gmail.com

Si quieres leer más historias aquí tienes las anteriores:

– La historia de Eva

– La historia de Sylvia

– La historia de Sandra

– La historia de Carlota

 – La historia de Conchi

– La historia de Carla Candia

– La historia de Ana

– La historia de Susana

– La historia de Isabel María

– la historia de Ana María

– La historia de Alexandra

– La historia de Carolina parte 1

– La historia de Carolina parte 2

– La historia de Ingrid

– La historia de Eva

– La historia de Irene

– La historia de Luci

– La historia de Noelia

– La historia de María

– La historia de Bea

2014-05-26T09:39:40+00:00 0 Comments

Leave A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies