Historias de Lactancia: la historia de Elizabeth

historias_lactancia

Hoy quiero seguir publicando las historias de lactancia que mis fantásticas lectoras me siguen mandando. Si quieres que publique tu historia de lactancia en el blog sólo tienes que mandármela a maternidadcontinuum@gmail.com.

Hoy publico la historia de Elizabeth una mamá que ha tenido la generosidad de mandarme su historia de lactancia para que la pueda publicar en el blog y así ayudar a otras madres con problemas. Te dejo con ella:

Mi nombre es Elizabeth,

Recuerdo mi parto como el momento mas intenso de toda mi vida,y gracias a que yo tenia las cosas muy claras y a la matrona que me asistió,Cristina, ese día es recordado con orgullo y emoción.

Respetó en todo momento lo que yo quería,libertad de movimiento,intimidad para mi y mi pareja,no parir acostada,no episiotomia y piel con piel.

Después de nacer me ayudó a colocar a mi niña a la teta y me dijo algo que me ayudó muchísimo a luchar por mi lactancia,” cada vez que llore,teta,es alimento y consuelo”.

Mi hija mamaba como casi todos los bebés durante los primeros diez días pero, a partir de ahí, empezamos un ciclo muy complicado. Mi hija empezó a mamar cada 15-20 min. durante las 24 h del día,apenas hacia peso,empezó con fuertes cólicos. En las revisiones me mandaron darle la famosa ayuda de biberón,le di tres veces y se llenó de granos y la estriñó.

Sufrí las opiniones de mi entorno con las típicas frases de ” ya?? si acaba de mamar!! a ver si no tienes leche!….”, un día sí y otro también, hasta el punto en de sentirme insegura, aún así yo seguía el consejo de Cristina,cada vez que se removía teta, eso y meterme a mi niña en la cama conmigo.

Gracias a mi matrona de embarazo que empezó con los talleres de lactancia y gracias a que ella esta muy actualizada en Lactancia Materna,vió que mi hija tenia frenillo y eso podía ser una muy buena causa de no ganar peso.

Ella me recomendó a una doctora además de IBCLC de mi zona doctora Rocío Martín-Gil, quien valoró un frenillo para operar. Mi hija había bajado al percentil 3 y yo sufrí mastitis y diversas molestias derivadas de incorrectos vaciados del pecho (mi hija no tenia como sacar la parte grasa de la leche y solo tomaba la del principio,cosa que también le produjo los cólicos debido a que ella tomaba mucha leche del principio que es rica en lactosa).

Durante mas de tres meses estuvimos “teteando”cada 10 min.

Desde la operación todo cambió,mi hija empezó a hacer peso, percentil 50, y espaciar las tomas.

Hoy, 17 meses después,seguimos disfrutando de nuestra lactancia a demanda y en libertad y ambas estamos muy felices por ello. Hasta que las dos queramos.

¡Muchas gracias Elizabeth por esta historia de constancia! Estoy segura de que hoy muchas madres confían más en sí mismas y están dispuestas a buscar ayuda para salvar sus lactancias.

Si quieres leer los relatos de más de 50 madres lactantes entra aquí y lee el libro de mi amiga Mónica Salazar y si quieres contribuir con tu propia historia, escribe a maternidadcontinuum@gmail.com

Si quieres leer más historias aquí tienes las anteriores:

– La historia de Eva

– La historia de Sylvia

– La historia de Sandra

– La historia de Carlota

 – La historia de Conchi

– La historia de Carla Candia

– La historia de Ana

– La historia de Susana

– La historia de Isabel María

– la historia de Ana María

– La historia de Alexandra

– La historia de Carolina parte 1

– La historia de Carolina parte 2

– La historia de Ingrid

– La historia de Eva

– La historia de Irene

– La historia de Luci

– La historia de Noelia

– La historia de María

– La historia de Bea

– La historia de Virginia

– La historia de Mónica

2014-07-07T00:50:36+00:00 0 Comments

Leave A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies